16 diciembre, 2006

Españoles, Pinochet ha muerto

Eran otros tiempos, Occidente vivía la Guerra Fría: los regímenes debían dejar clara su posición política entre izquierda revolucionaria o derecha férrea. Chile cambió radicalmente. Se pasó del gobierno de izquierda elegido democráticamente de Salvador Allende a la dictadura de Augusto Pinochet.
Al parecer ciertos sectores chilenos no estaban nada contentos con la ideología comunista de Allende. Estos descontentos no eran mayoría y no pudieron derrotarle políticamente, pero se acabaron imponiendo por la fuerza. El ejército estaba en contra del presidente y al poco de cambiar el comandante en jefe, Pinochet sustituyó a Carlos Prats, se produjo el golpe de estado. Era el año 1973.

¿Tan malo era el gobierno de Allende que «obligó» a este levantamiento? ¿Por qué tras el golpe de estado había que imponer una dictadura militar?
Las dictaduras no funcionan, de ningún tipo. Aunque en determinados momentos puedan solucionar problemas puntuales, no se puede legitimar un régimen político que no represente los intereses del pueblo. Curiosamente todos los dictadores estan convencidos de conocer los intereses de su nación, pero eso sólo es cierto desde su propio punto de vista, propio de sólo un sector ideológico.
Pinochet se fue, por las buenas, democráticamente. En 1988 convocó un referéndum, que perdió, y dio lugar a la transicion democrática en 1990. Estuvo 17 años en el poder. Francisco Franco estuvo 36 años y no supo retirarse a tiempo. Seguramente tenía miedo de que los rojos fueran a por él. Y tenía razón, al final sus crímenes serían perseguidos y sólo la muerte los ha salvado a ambos.

Y yo me pregunto: ¿qué sentido tiene que un juez español quiera juzgar a Pinochet hoy día? Han pasado más de 15 años desde que abandonó el poder. Quizás sirva de escarmiento para otros dictadores, otros contra los que nadie se atreve a arremeter (algunos sí se atreven, pero sus motivos y sus mentiras no son éticas).

En España por un lado hablamos de recuperar la memoria histórica y por otro andamos borrando las huellas del pasado, eliminando las imágenes de Franco. Incluso en la Academia General Militar de Zaragoza, donde había una estatua ecuestre del General Franco fechada en 1931, cuando fue presidente de la academia. Admito que la figura era bastante ostentosa, pero no le corresponde ser eliminada.

«Intentar hacerles creer que yo misma había asesinado a aquellas muchachas y aquel hombre. Como si pudiera hacer algo excepto estar sentada y observar igual que sus pájaros disecados. Ellos saben que no puedo ni mover un dedo. Ni quiero. Me quedaré aquí sentada. No haré un solo movimiento. Sospecharían de mí. Probablemente me vigilan. Que vigilen. Así se darán cuenta de la clase de persona que soy. No voy a matarte (mirando a una mosca posada en su mano). Tranquilízate. Seguro que me están vigilando. Mejor. Así dirán, "pero si no fue capaz ni de matar una mosca..."» (fragmento de Psicosis)

2 comentarios:

Rafael Mera P. dijo...

Como chileno, te agradezco por tu comentario mesurado en torno a este tema.

Sólo una acotación: dices que los opositores a Allende "no eran mayoría". En realidad Allende fue elegido con sólo el 36% de los votos, dividiéndose el resto entre derechistas y democratacristianos (que en Chile son más bien de centroizquierda, pero en todo caso anticomunistas). Las mayores concentraciones opositoras a un gobierno en toda la historia de Chile se hicieron en la época de Allende.
Saludos

DZG dijo...

Pedrón, pero creo que hay un gran error en tu comentario. Efectivamente, los sectores a los cuales no les gustaba Pinochet obtuvieron, primero en las elcciones municipales de 1971 practicamente los mismos votos que la UP, y después, en las elecciones parlamentarias de 1972, obtuvieron mayoria. Asi también, los otros dos poderes del estado declararon insconstitucional el gobierno, porlo que ruego a UD., primero no inmiscuierse en asuntos en que no está informado, ni le corresponden, ni escribir difamias de mi Salvador de mi Patria. Muchas Gracias