24 febrero, 2007

Tira #10: Like water

Light from soul of mine, divine,
you enlighten my heart
my body walks happy
because it has your illusion
like water, like water, like water,
like clear water, that goes down the mount
that's how i want to see you, all day and night

be like water, my friend

10 febrero, 2007

Los conflictos vascos

No voy a hablar del conflicto vasco, no existe el conflicto, existen los conflictos. Existe un conflicto de indentidad de un sector de la población del norte de España (y Francia) que desea ser independiente, y además existe un conflicto armado de una banda terrorista. En lo que a mi respecta son dos cosas completamente distintas, aunque a los políticos, nacionalistas o no, les interese tratarlos como uno sólo, obviando la dualidad del problema.

A la derecha española le interesa identificar el nacionalismo vasco con el terrorismo. Así hablan de terrorismo y paz, pero nunca de independencia, ni de negociación (no con terroristas), ni siquiera de debate, es un tema tabú. Su argumento es que no se puede cuestionar algo que contradice la Constitución (salvo para cambiar la ley de sucesión al trono, je). Si mañana ETA dijese que todos los españoles tienen que respirar, los derechistas dejarían de respirar para no ceder al chantaje terrorista, y eso tampoco es.

La izquierda independentista radical, encerrada en su egocentrismo, es una izquierda incapaz, incapaz de condenar el terrorismo. Estos también se han aprovechado de la confusión del conflicto único. Muchos españoles empiezan, por error, a identificar lo vasco con lo independentista y con lo terrorista (algunos creen que la Ikurriña es el emblema de ETA). Desde siempre el discurso de Batasuna era de independencia por narices y la respuesta española era no. Pues bien, en una hábil maniobra han cambiado su discurso por el de derecho de decisión, a lo que los españoles siguen diciendo, por inercia, no. Antes negabamos una imposición y ahora parece que estamos negando un derecho. Pero a mi no me la pegan, quien no condena el terrorismo y la violencia no es trigo limpio. Tan condenables son los supuestos abusos carcelarios y policiales como los terroristas. Así de claro lo digo, ellos no.

¿Es De Juana Chaos un preso político?
Decir que De Juana es un simplemente un preso político es una perversión del lenguaje, o una intoxicación como les gusta decir a sus simpatizantes. Según la definición de preso político en la Wikipedia:
«Un preso político o prisionero político es cualquier persona física al que se mantenga en la cárcel o detenido de otra forma, por ejemplo bajo arresto, porque sus ideas supongan un desafío o una amenaza para el sistema político establecido, sea este de la naturaleza que sea.»
Puede que la condena de 12 años no se corresponda con su acto, pero no está encarcelado por sus ideas, sino por ser un terrorista confeso y no arrepentido.
No me gustaría ver gente como él en la calle, pero por otro lado, no me gusta que se juegue con la ley. Se le condena por dos artículos periodísticos en los que acusa, pero no amenaza directamente, a funcionarios de prisiones y politicos. En uno de estos artículos dice: «¿O es que todavía no os habéis dado cuenta de que tenemos un escudo invulnerable que no es otro que la razón?». No, hijo, no, no te metas en el mismo saco con otros. Los nacionalistas pueden tener razón o no, pero los terroristas no teneis razón.
No todo está perdido para este preso enfermo (mental). En una entrevista clandestina para The Times dice: «Estoy completamente de acuerdo con el proceso democrático de diálogo y negociación. Desde el atentado la resolución del conflicto es más necesaria que nunca». El conflicto... ¿pero cuál de los dos?

Lo más gracioso de esta situación es que unos dicen que debería de estar en la calle y otros dicen que se le da trato de favor, que no está maniatado y duerme con su novia.

Ahora iba a concluir alabando el nacionalismo moderado (EA, PNV, etc), pero me encuentro con una declaración sorprendente de Anasagasti: «Si muere De Juana Chaos será una aplicación indirecta de la pena de muerte». Vamos a ver, si muere será una aplicación directa del suicidio. Por otro lado Anasagasti declara que no simpatiza con él y que es un ser humanamente detestable, pero con derechos. Bien dicho.

¡Viva Euskadi libre... de terrorismo!